El agua en México: escasez artificial

El Imperio Azteca (Mexicas), fue uno de los más grandes e importantes imperios en la historia del mundo. En 1324, ellos encontraron la tierra prometida, una isla en medio de un lago rodeada por volcanes. Esto fue el inicio de una de las más impresionantes ciudades que el mundo ha visto: Tenochtitlán. La población azteca se estableció y se reprodujo en la isla. Cuando la población creció, la isla se expandió sobre el lago usando las chinampas; una técnica de producción que aún es usada hoy en día y que funciona utilizando el suelo que está en el fondo del lago para construir más tierra sobre el agua. Esto causó que Tenochtitlán fuera una ciudad majestuosa conectada por canales.

En 1519 los españoles llegaron a Tenochtitlán y encontraron una ciudad mágica sobre el agua. La imagen de abajo muestra un modelo de lo que los conquistadores Europeos encontraron cuando llegaron.
Agua en la Ciudad de México: Escases Artificial

 

Image 1. Tenochtitlán, capital of the imperio azteca (ahora Ciudad de México)
Después de varias batallas históricas, los Aztecas perdieron Tenochtitlan y los españoles empezaron a gobernar la ciudad. Ellos ocuparon Tenochtitla y tuvieron que enfrentar los constantes problemas de manejo de agua de una ciudad que fue construida sobre el agua. Reconociendo que los controles hidráulicos de los nativos estaban más allá de su capacidad para sostenerlos, las autoridades en la capital concluyeron que la solución era un drenaje profundo para secar los lagos (Candiani, 2014) En 1607, 4,500 indios fueron obligados a construir las 8 millas de drenaje, sin saber que 500 años después, el mal manejo de este manto acuífero terminará en una de las peores crisis de agua que México ha enfrentado.
Tenochtitlan es ahora la Ciudad de México; una de las ciudades más grandes, más caóticas e impresionantes ciudades en la Tierra, pero con 24 millones de habitantes es también una de las ciudades con más sed del mundo. La escasez de agua y las inundaciones son problemas recurrentes de la ciudad, esto causa baja calidad de agua, enfermedades y desesperación. La sobreexplotación del acuífero del Valle de México, ha generado la necesidad de traer agua del río Cutzamala, localizado a 130 km de la ciudad. El agua tiene que ser transportada y distribuida por un sistema de tuberías muy viejo, oxidad y complejo. Al mismo tiempo el agua de lluvia se acumula en el cemento de la superficie de la Ciudad de México causando devastación en su camino a ser mezclada con el agua de desecho y ser drenada a Hidalgo.
Si la dominación del agua es un indicador de civilización y progreso, entonces la Ciudad de México es seguramente uno de los logros más impresionantes de la humanidad. Sin embargo, desde el punto de vista de la sustentabilidad y igualdad social, es también las más absurda de las fallas. (Watts, 2015)
Mexico City’s water supply and quality is roughly sustaining the city’s demand. The megacity supply, distribution and drainage system is a very complex and massive piping network. Lakes and rivers on Valle de Mexico watershed are now transformed into drains and sewers. Human impact has irreversibly altered the Basin of Valle de Mexico. Aquatic civilization that once existed in this lake is gone, but the 24 million people that live and work today in the concrete city, demands the basic right of water, the population is thirsty.

La calidad y la fuente de agua de la Ciudad de México cubre escasamente las exigencias de la ciudad. El suministro de agua y los sistemas de distribuición y drenaje son una masiva y compleja red de tuberías. (Tortajada, 2006). Los lagos y ríos de la Cuenca del Valle de México son transformados hoy día en drenajes y alcantarillas. El impacto humano ha altereda ireversiblemente la Cuenca del Valle de México. Cuarenta porciento del agua limpia de la Ciudad de México es perdida en fugas. Está estimado que este volumen de agua sería suficiente para darle servicio a 4 millones de personas (H2OMX). Sin embargo 70% de la población en la Ciudad de México reporta cortes de agua. (Watts, 2015)

Para suministrar 70% del agua para esta masiva ciudad sobrepoblada, agua subterránea tiene que ser extraída produciendo un hundimiento significativo de la superficie de la ciudad. Esto ha causado que las tuberías de desagüe se fracturen y la tubería, diseñada para correr por gravedad, invierta su ángulo. Entonces ahora el agua tiene que ser bombeada fuera de la ciudad. También la tubería está fracturada como resultado de fuertes terremotos que han azotado a la ciudad.

Las fugas del sistema de tuberías es una de las fuentes de contaminación del acuífero de la Ciudad de México, además de otras fuentes como rellenos masivos de tierra, estaciones de gasolina, petróleo, refinación, transporte y almacenamiento. Adicionalmente el uso de pozos profundos ha resultado en un incremento del contenido de hierro y manganeso en el agua, lo cuál disminuye la calidad de agua y hace que el tratamiento de agua sea mucho más caro (Tortajada, 2006) De acuerdo a la Comisión Nacional de Aguas de México (CONAGUA) cerca de un 52% de las aguas del Valle de México están altamente contaminadas.
La calidad y la fuente de agua de la Ciudad de México cubre escasamente las exigencias de la ciudad. El suministro de agua y los sistemas de distribuición y drenaje son una masiva y compleja red de tuberías. (Tortajada, 2006). Los lagos y ríos de la Cuenca del Valle de México son transformados hoy día en drenajes y alcantarillas. El impacto humano ha altereda ireversiblemente la Cuenca del Valle de México. Cuarenta porciento del agua limpia de la Ciudad de México es perdida en fugas. Está estimado que este volumen de agua sería suficiente para darle servicio a 4 millones de personas (H2OMX). Sin embargo 70% de la población en la Ciudad de México reporta cortes de agua. (Watts, 2015)

Para suministrar 70% del agua para esta masiva ciudad sobrepoblada, agua subterránea tiene que ser extraída produciendo un hundimiento significativo de la superficie de la ciudad. Esto ha causado que las tuberías de desagüe se fracturen y la tubería, diseñada para correr por gravedad, invierta su ángulo. Entonces ahora el agua tiene que ser bombeada fuera de la ciudad. También la tubería está fracturada como resultado de fuertes terremotos que han azotado a la ciudad.

Las fugas del sistema de tuberías es una de las fuentes de contaminación del acuífero de la Ciudad de México, además de otras fuentes como rellenos masivos de tierra, estaciones de gasolina, petróleo, refinación, transporte y almacenamiento. Adicionalmente el uso de pozos profundos ha resultado en un incremento del contenido de hierro y manganeso en el agua, lo cuál disminuye la calidad de agua y hace que el tratamiento de agua sea mucho más caro (Tortajada, 2006) De acuerdo a la Comisión Nacional de Aguas de México (CONAGUA) cerca de un 52% de las aguas del Valle de México están altamente contaminadas.

Generalmente, las personas del país no están acostumbradas a beber agua de grifo sin ser filtrada o hervida. A pesar de que los reportes del gobierno decían que 85% del país tiene acceso gratis a agua potable; los mexicanos no confían en el agua de grifo y compran agua embotellada. De acuerdo con el artículo de Forbes La guerra de agua de México, México es el mayor consumidor de agua embotellada del mundo, comprando 248 litros per cápita, esto significa que México compra el 12% del agua total que se consume en el mundo. Económicamente hablando, esto significa que muchas familias gastan cerca del 20% de su ingreso en agua embotellada. Además del agua potable, muchas familias en la Ciudad de México son forzadas a pagar pipas de agua como consecuencia de la escases de agua presentada.

La ciudad sobre un lago, una ciudad que naturalmente recibe más agua que la mayoría de las ciudades en todo el continente está pasando por una critica y absurda crisis de agua, y sólo se espera que empeore. Y esto es el ejemplo perfecto de las muchas ironías que existen alrededor del progreso.

El drenaje profundo mencionado anteriormente, fue construido para secar el lago, la lluvia junto con toda la cuenca de ríos del Valle de México se va al drenaje y fluye los mismos 70 km de agua sucia hasta Hidalgo. El drenaje de la ciudad de México es todo agua superficial, sin embargo es una de las ciudades con más sed en el mundo con una demanda de 77 m3/s. Entonces … ¿De dónde viene toda esta agua?

De acuerdo a Mazari e al (2014) 71% viene de aguas subterráneas extraída a través de pozos, 2% es derivada de manantiales y agua de superficie, 6% viene del sistema subterráneo del río Lerma y 21% viene del sistema superficial de aguas del Cutzamala.

Como se señalo antes, el agua subterránea ha sido sobreexplotada. En 2010, CONAGUA publico que las agua del Valle de México estaban experimentando un alto nivel de estrés (135%), esto quiere decir que el agua está siendo extraída a un nivel mucho más alto de lo que se recarga. De acuerdo con el Consejo de la Cuenca del Valle de México (CCVM) la cantidad de agua extraída es de 1700 hm3/año y se recarga a un rango de 750 hm3/año. Está estimado que la parte central del área metropolitana se ha hundido por 10m durante los últimos 100 años por la extracción de agua subterránea (Legorreta e al., 1997). No hay suficiente información sobre cuanta agua queda en el acuífero Ciudad de México pero se rumorea entre los expertos que si la demanda de agua de la Ciudad de México sigue creciendo nos veremos en una seria escases para el año 2030.

El Profesor Buckley mencionó que estamos pagando muy poco por nuestra agua esto no puede ser más verdad para los habitantes de la Ciudad de México. Watts menciona que el suministro del Cutzamala es el más caro del mundo por la infraestructura que tiene en el transporte.

El río Cutzamala pertenece a la Cuenca del Cutzamala en el Océano Pacífico, 21% del suministro de agua de la Ciudad de México viene de este río. Si el Sistema Cutzamala fue planeado para suministrar agua y para reducir la sobreexplotación del acuífero del Valle de México. El agua es transportada de una distancia de 60 a 154 km, y después bombeada a una altura mayor a los 1000m, requiriendo 102 estaciones de bombeo, 17 túneles y 7.5km de canales, lo que hace a este proyecto altamente caro y que gasta mucha energía (Tortajada, 2006). El sistema Cutzamala provee 21 millones de metros cúbicos al año, que después son transportados 130km y después son distribuidos y usados en la Ciudad de México.

Al mismo tiempo, el Valle de México tiene una precipitación anual de 1000 mm/m3 (CONAGUA, 2010). Esto significa que la Ciudad de México es proveída con casi 18 millones de m3/año de agua limpia directamente del cielo. Adicionalmente, en este misma cuenca hay 13 ríos que han sido entubados por debajo de la ciudad que deberían correr naturalmente para llenar los lagos que ahora están cubiertos por cemento. Toda esta agua limpia está siendo llevada al drenaje donde es mezclada con agua de desecho para ser bombeada por los 11, 000 km de tuberías rotas y conducidas al drenaje profundo (INEGI, 2002). Manejando esta cantidad de agua de desecho es casi una tarea imposible, considerar que la ciudad se está hundiendo y que las tuberías están rotas y tapadas.

Cientos de personas son afectadas por inundaciones todos los años. Ellos pierden sus casas , pertenencias y a hasta a veces, amigos y familiares. Como el agua de lluvia y las aguas negras están mezcladas, las tuberías de drenaje se sobre inunda produciendo ríos de aguas negras en las calles y adentro de las casas de las personas.

De acuerdo a Tortajada (2006) la Ciudad de México es ahora, por mucho, la mayor productora y exportadora de agua de desecho que es utilizada para fines de agricultura. Desde los comienzos del siglo 20, el agua de desecho ha sido conducida por el Mezquital del Valle, en un lugar cerca de Hidalgo, localizado a 109km al norte de la Ciudad de México. El drenaje profundo ha tenido más de 80 interceptores y maneja un flujo promedio de 48 m3/s de agua de desecho y 14m3/s de agua de lluvia por la red primaria y secundaria. La red primaria es de 50km de largo y 6.5 en diámetro (Tortajada, 2006)

 

Por estas razones, hemos regresado a nuestro principal problema, la falta absurda de agua en la Ciudad de México. El agua subterránea no está siendo recargada porque no hay áreas de infiltración, el agua de lluvia no está siendo usada porque se mezcla y se contamina con agua de desecho, y el agua superficial está siendo cubierta por una placa de concreto. Esto es el mejor ejemplo de cómo trabajar en contra de la naturaleza.

Existe una necesidad de un manejo hidrológico de aguas que funcione con la naturaleza y literalmente que fluya. El manejo de aguas de la Ciudad de México debería considerar la distribución hidrológica regional, y dejar el agua del Valle de México en su propia cuenta. Además de los grandes proyectos de infraestructura que el gobierno promueve, nosotros necesitamos desintegrar soluciones. Nosotros podemos dividir el manejo de agua en tres grandes soluciones: agua de lluvia para la agricultura, captación de agua e infiltración de agua.

De acuerdo con la información expuesta anteriormente, el agua de lluvia recolectada podría abastecer un 18% de la demanda de la Ciudad de México. Si cada ciudadano y cada techo y superficie de cemento en la Ciudad de México captara y almacenara su propia agua de lluvia, la demanda se reduciría significativamente. Adicionalmente, espacios públicos, parques, calles y banquetas deberían de tener su propio sistema de captación e infiltración.
Es vital tener contenedores grandes para almacenar el agua de lluvia, que la naturaleza ha provisto. En el Valle de México en sus lagos. Las autoridades necesitan crear un plan de uso de tierra que considere recuperar algunos de los lagos de la Ciudad de México. Además de su capacidad de almacenaje, los lagos de la Ciudad de México eran una importante fuente de infiltración para recargar el acuífero.

En el artículo de Watts La Crisis de Agua de la Ciudad de México, el describe el caso del Lago de Chalco. Este lago fue secado años atrás para usar sus tierras para la agricultura. Los pozos han sido explotados para extraer el agua subterránea que ha causado el hundimiento y la ruptura que han hecho que el lago vuelva a nacer otra vez. Este lago es usado para recreación e irrigación Este caso muestra como la fuerza de la naturaleza es más fuerte que la fuerza humana.

La dominación humana y el control sobre el agua han causado una escases artificial del agua en una ciudad que naturalmente tiene agua. Nosotros debemos aprender a trabajar con la naturaleza y no en contra de ella. El caso de la Ciudad de México es una clara ilustración de con los asentamientos sociales pueden verse en el comportamiento intrínseco de la naturaleza para encontrar soluciones progresivas a los supuestos problemas del progreso. La reflexión mora en el hecho que todos los nuevos proyectos que quieren regular materia socio ambiental necesitan un profundo conocimiento de la necesidad de actividades y acciones cíclicas que formen una conciencia a la idiosincrasia.
Referencias:

Breña, Agustín et al. 2009. Problemática del recurso agua en grandes ciudades: Zona Metropolitana del Valle de México. Published by: Univesidad Autónoma Metropolitana. Retrieved from: http://www.izt.uam.mx/newpage/contactos/anterior/n74ne/aguavalle.pdf

Candiani, Vera. 2014. Dreaming of Dry Land: Environmental Transformation in Colonial Mexico City. Palo Alto : Stanford University Press.

Castaño, Ivan. (2012) Mexico’s Water War. Published in Forbes. Retrieved from: http://www.forbes.com/sites/ivancastano/2012/02/22/mexicos-water-war/

Félix-Cañedo, Thania E ; Durán-Álvarez, Juan C ; Jiménez-Cisneros, Blanca (2013). The occurrence and distribution of a group of organic micropollutants in Mexico City’s water sources. Published by: The Science of the total environment, 1 2013, Vol.454-455, pp.109-18

Fitz, John. Tenochtitlán. The Impossible City. (2011) Youtube. Retrieved from: https://youtu.be/_nS6MpVbB_g

Haddad, Elias Sahab (1991) The Cutzamala water supply system serves the growing needs of Mexico City’s metropolitan area: Tunnelling and Underground Space Technology incorporating Trenchless Technology Research Vol.6(1), pp.93-96 Retrieved from: http://www.freepaperdownload.us/1750/Journal0886-7798Page15.htm

INEGI, 2002. ESTADÍSTICAS DEL MEDIO AMBIENTE DEL DISTRITO FEDERAL Y ZONA METROPOLITANA. Published by: INEGI. Retrieved from: http://www.inegi.org.mx/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/integracion/sociodemografico/medioambdf/2002/archivo4.pdf
Legorreta, J. 1997. Agua de lluvia, la llave del futuro en el Valle de México. La Jornada ecológica. pp. 1–12.

Liceaga, Alejandra. (Producer), Cohen, José and Hagerman, Lorenzo (Director). Alejandra Liceaga. (2014) H2OMX. Distrito Federal.

Mazari, Marisa, Mackay, Douglas (1993). Potential for groundwater contamination in Mexico City
Environmental Science & Technology 27 (5), 794-802 DOI: 10.1021/es00042a002
Mazari-Hiriart M, Pérez-Ortiz G, Orta-Ledesma MT, Armas-Vargas F, Tapia MA, Solano-Ortiz R, et al. (2014) Final Opportunity to Rehabilitate an Urban River as a Water Source for Mexico City. PLoS ONE 9(7): e102081. doi:10.1371/journal.pone.0102081
National Water Commission of Mexico, 2010. Statistics on Water in Mexico, 2010 edition. Published in CONAGUA’s Deputy Director General’s Office for Planning. Retrieved from: http://www.conagua.gob.mx/english07/publications/EAM2010Ingles_Baja.pdf

Perló, Manual y Gonzalez, Arsenio. Del agua amenazante al agua amenazada. Cambios en las representaciones sociales de los problemas de agua en el Valle de México. Retrieved from: http://www2.inecc.gob.mx/publicaciones/libros/508/delagua.pdf

Tortajada, Cecilia. 2006. Water Management in Mexico City Metropolitan Area. Vol. 22, No. 2, 353-376. Published by: Water Resources Development. Retrieved from: http://www.thirdworldcentre.org/wp-content/uploads/2015/04/watmanmexico.pdf

Watts, Jonathan. 2015. Mexico City’s water crisis: from the source to sewer. The Guardian: Mexico City live series. Retrieved from: http://www.theguardian.com/cities/2015/nov/12/mexico-city-water-crisis-source-sewer

 

Sin Comentarios

Haz un comentario