La exposición constante a ciertos productos de higiene que pueden causar riesgos graves para la salud.

Además de falta de información, nos hemos dejado llevar hacia una zona de consumismo incuestionable, impulsado tanto por el conformismo como un comportamiento irresponsable hacia el medio ambiente.

Por lo tanto, estamos introduciendo voluntariamente en nuestro cuerpo una gran cantidad de productos que contienen sustancias químicas tóxicas, más allá de los ya conocidos -pesticidas, repelentes de insectos o aerosoles- productos de uso diario que también contienen sustancias mortales que silenciosamente han afectado la vida humana y su calidad. Y lo que es aún más impresionante es lo cotidianos que algunos de estos productos son: pasta de dientes y tampones.

 

Centrándose en las dos principales compuestos a los que estamos expuestos gracias a dichos productos, haré resaltar el impacto que tienen en la vida de la gente y cómo los hemos transformado en una necesidad. Triclosán, ingrediente activo presente en la pasta de dientes, es un agente antibacteriano que interfiere con la regulación hormonal;  y las dioxinas, contenida en los tampones femeninos, son cancerígenos y pueden generar problemas en los órganos reproductivos femeninos.

 

Si catalogáramos todos los productos que utilizamos en nuestra vida diaria, caeríamos en cuenta de la cantidad de productos sintéticos que dejamos entrar en nuestros cuerpos día con día. Utilizamos aditivos y conservadores para nuestros alimentos, sustancias químicas antibacterianos para nuestra productos de higiene, compuestos polifluorados para nuestra ropa y muebles, juguetes, envases, y nuestros productos de belleza se basan en derivados de la petroquímica.

 

Al darme cuenta de todos estos químicos sintéticos presentes en productos que no son necesarios para nuestras vidas, y que muchos de ellos podrían ser reemplazados con otros que no perjudican nuestro cuerpo, como la copa menstrual o la pasta de dientes natural. Además, los beneficios de la sustitución de estos elementos van más allá de la salud humana, también ofrecen una impacto positivo y sustentable para el medio ambiente. Así, a través de la mejora de nuestras tendencias consumistas, contribuyen al mismo tiempo a una producción más segura y más sustentable.

 

Lo que llama más la atención es que la mayoría de los compuestos dañinos presentes en fragancias, colores sintéticos, aditivos, plásticos, productos de higiene, etc., son utilizados con fines de mercadotecnia o para añadir valor adicional al producto, y apenas son necesarios para la función principal del producto en sí. El propósito de la adición de los productos químicos es sólo para convencer a los consumidores de comprar más. Todo esto me hizo pensar en como los consumidores son fáciles de manipular, especialmente cuando hay una falta de información, y como ésta se centra en proteger al producto aumentar su consumo y no en la salud del consumidor.

 

La problemática no radica solamente en la exposición a todos estas sustancias tóxicas, sino también en el periodo de tiempo que estamos expuestos a ellos. Durante la Evaluación de Exposición se evalúa la intensidad, duración y frecuencia de la exposición humana a contaminantes (Botkin y Keller, 2011, p. 206). Esto significa que el contacto crónico y sistemático con compuestos nocivos, sin protección, aumenta el impacto negativo en la salud humana.

 

Como se dijo antes, dos de los compuestos más comunes que estamos expuestos con regularidad son el triclosán en la pasta de dientes y las dioxinas en los tampones. Más que el propio componente, los largos intervalos de tiempo en el que todas las personas utilizan estos dos productos, aumenta drásticamente el riesgo de envenenamiento. De acuerdo con la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de E.E.U.U.) el triclosán es un compuesto aromático clorado que es añadido a muchos productos para reducir la contaminación bacteriana (2013), se puede encontrar en productos como ropa, juguetes, jabones, gel femenino, cosméticos y pasta de dientes. De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos, éste puede tener efectos endocrinos, reproductivos, tóxicos y cancerígenos por su exposición a él (2010). A pesar de que el triclosán tiene efectos antibacterianos, uno de los informes de la FDA afirmó que no se encontró ninguna evidencia de que el triclosán añadido a los productos de higiene puede traer cualquier beneficio al consumidor (FDA, 2013), con la excepción de la pasta de dientes; sin embargo, existen pruebas de que si ayuda a  reducir el riesgo de gingivitis y la placa (A. J. Bhardwaj, 2011).

Imagen tomada de: Tasha K´s All Organic Manual

 

Basándose en este argumento, los fabricantes de pasta de dientes mantienen el triclosán en su fórmula, mientras que otras marcas de jabones y gel de baño han comenzado a reformular sus productos. Me sorprendió el hecho de que un compuesto probablemente peligrosos se permitió en un producto tan ampliamente consumido durante toda la vida, con la única justificación que cura y impide gingivitis. Ahora, de acuerdo con el Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneo-facial, sólo el 50% de la población adulta de Estados Unidos es propenso a la gingivitis (2002). Gente alrededor del mundo utilizar pasta de dientes al menos dos veces al día durante casi toda su vida, esto significa que la mayoría de la población mundial está expuesta crónicamente a triclosán de manera dérmica y la exposición oral de forma repetitiva sin llegar a la presentación de la gingivitis.

 

Teniendo en cuenta que la exposición es uno de los puntos más importantes determinar el riesgo hacia la salud dentro de la Evaluación de la Exposición, el triclosán en la pasta dental debe ser una preocupación importante para las agencias de regulación en el mundo. En cambio, la información y los argumentos a favor del uso del triclosán resultan ser vagos y sumamente polémicos. En 2009 la Comisión Europea publicó el siguiente dictamen sobre el triclosán: La resistencia antibacteriana (2010) indica que la adición de triclosán a productos de higiene como lociones y enjuagues bucales no se consideran seguros para el consumidor debido a las altas exposiciones resultantes “. Por otro lado, en 2013, la FDA informó a los consumidores en un artículo que durante pruebas hechas en animales se encontraron resultados que indican que el triclosán produjo alteraciones hormonales, el contra argumento fue que las pruebas en animales no siempre producen los mismos efectos en los seres humanos, la FDA no encontrado que este compuesto sea peligroso para los seres humanos (FDA, 2013). También agregó que la baja concentración de triclosán presente en la pasta de dientes no representa una alerta real para vida humana.

 

De acuerdo con la lista de ingredientes restringidos para uso en cosméticos realizada por Health Canada (2014), el límite de triclosán en productos de higiene puede ser hasta 0,3%, esta cantidad ha demostrado ser segura para los consumidores, pero el triclosán se encuentra en muchos productos y en diferentes cantidades, haciendo la exposición al cuerpo humano a más del porcentaje recomendado.

 

Dado que a los fabricantes de pastas dentales deben de etiquetar sus productos con la frase, “Evite su ingestión”, así la vía de exposición se considera como dérmica en lugar de oral (Australian Nacional de Notificación de Química Industrial y régimen de evaluación, 2009). Se trata de una desviación de datos evidente, ya que en varias ocasiones la pasta de dientes se ingiere involuntariamente; esto sumado al hecho de que digestión comienza en la boca con la secreción de saliva, está claro que se necesita más investigación y experimentación para dar información más precisa a los consumidores.

 

Teniendo en cuenta la larga exposición de triclosán en la pasta dental, debe darse mayor conciencia sobre el tema, más hacia los niños, ya que tienden a tragar grandes cantidades de pasta de dientes al cepillarlos.

 

Otro químico al que nos exponemos con mucha regularidad, presente en un producto utilizado ampliamente en todo el mundo, es la tóxina conocida como dioxina en los tampones. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las dioxinas son compuestos químicos considerados como altos contaminantes ambientales; lo que significa que su estabilidad química los hace permanecer en el cuerpo durante largos períodos de tiempo, causando toxinas elevada, problemas reproductivos y de desarrollo, pueden dañar el sistema inmune, interferir con las hormonas y además de poder causar cáncer (2014).

 

Lo más preocupante de las dioxinas son los residuos químicos producidos de manera involuntaria por su proceso industrial (OMS, 2014). Las dioxinas no existen de manera natural en el medio ambiente, y ya que son altos contaminantes ambientales, su duración dentro del cuerpo es largo, y antes de que pueda fijarse a las glándulas mamarias -y algún día alimente a nuestros hijos- su expulsión a través de la orina provoca la contaminación del agua y suelo de nuestro ambiente.

Imagen tomada de:  Cancer-Free Community

 

Hay una gran cantidad de información y estudios relativos problemas de salud reproductiva que la alta exposición a las dioxinas puede provocar. En la investigación de Wier y Foster se muestra que los compuestos similares a las dioxinas son potentes moduladores de la función inmune y endocrino, que causa endometriosis; una condición muy común en las mujeres causada por las glándulas endometriales que se desarrollan fuera del útero (Rier & Foster, 2002). Otro artículo de Bruner-Tran y Osteen dice que la exposición a TCDD (2,3,7,8-tetraclorodibenzo-p-dioxina) reduce la fertilidad y aumenta la incidencia de nacimiento prematuro (2010). Además las dioxinas se han encontrado en la leche materna (Lorber y Phillips, 2002). Por lo tanto, podemos suponer que los recién nacidos y los bebés son un subgrupo expuesto a estas toxinas.

 

Según el artículo publicado en Andrea Donsky Savvy Natural en 2013, las dioxinas son contaminantes formados durante la producción de otros compuestos orgánicos clorados y se han encontrado en el agua, suelo y alimentos. Lo que llamó mi atención durante la investigación de este compuesto químico fue la presencia de éste en los tampones femeninos, ya que son blanqueados con cloro por ende se producen dioxinas.

 

Más del 80% de las mujeres que menstrúan utilizan tampones (Omar, H. et. Al., 1998). Una mujer puede llegar a utilizar hasta 17.000 tampones durante su vida (Donsky, 2013), suponiendo que cuenta con un ciclo menstrual regular, sus órganos reproductores están directamente en contacto con los tampones durante al menos de 96 horas de cada mes durante 35 años de su vida. Esto significa que el 80% de la población femenina está exponiendo voluntariamente sus órganos reproductivos a una toxina que puede causar cáncer, endometriosis y otras condiciones relacionadas con este mismo órgano. Y esto sucede cada mes a partir de su edad reproductiva. El tipo de exposición a las dioxinas en los tampones se expresa como la absorción dérmica, pero de manera similar a la pasta dental, no se tiene en cuenta que los tampones están en contacto con los órganos reproductores femeninos, no cuerpo exterior ni la piel. No se ha hecho ninguna experimentación sobre la absorción de dioxinas a través de la piel uterina, y ya que provocan condiciones nocivas relacionadas con los órganos reproductores femeninos, los riesgos de utilizarlos deberían ser dados a conocer.

 

Las dioxinas son subproductos de procesos químicos; por lo tanto su prohibición o regulación es muy complicada, la FDA afirma que según las pruebas de los fabricantes, los niveles de dioxinas presentes en los tampones se reportan por debajo del límite de seguridad, la Evaluación de Riesgos de la FDA indica que en pequeñas cantidades no representa ningún peligro para el cuerpo humano. Pero entonces de nuevo, recordando que las dioxinas son contaminantes persistentes que permanecen en el cuerpo durante períodos largos de tiempo, y teniendo en cuenta su uso repetitivo, la cantidad de dioxinas absorbidas a través de los tampones se suman en el cuerpo de las mujeres durante los años de exposición y afectar su salud reproductiva.

 

Los distintos argumentos presentados anteriormente sobre el triclosán y la dioxina, demuestran que una gran cantidad de la población mundial está expuesta a estos compuestos tóxicos que arriesgan la salud pública. Esta conclusión sólo puede ser seguida por las siguientes preguntas “¿Por qué? ¿Es incluso necesario? Vale la pena ¿eso?”. ¿Necesitamos el triclosán en nuestra pasta de dientes? ¿Necesitamos los tampones para la menstruación? No los necesitamos. Podemos eliminar estos químicos de nuestros productos de uso diario y utilizar alternativas como la copa menstrual o toallas femeninas ecológicas, de tela que puedan ser reutilizables. No necesitamos sustitutos, necesitamos información accesible acerca de estos temas. Necesitamos a que los consumidores sean consientes de los químicos tóxicos presentes en los productos que utilizan.

Imágenes tomadas de: La Bio Guía y Mujer de 10

 

Se trata de poner en riesgo a millones de niñas, mujeres, hombres y niños en todo el mundo y no estamos hablando acerca de esto. Está claro que las regulaciones públicas deben analizar e informar a los consumidores, pero no hay suficiente información ni conocimiento sobre ellos.

 

Puesto que los consumidores son la razón principal de por qué existen estos productos, la información debe ser dada de manera clara a los consumidores con el fin de llevar a cabo una elección conveniente para su salud. Esta problemática de salud pública en todo el mundo tiene una solución relativamente simple: dejar de usar estos compuestos tóxicos. Por lo tanto, debería ser abordado por las políticas públicas.

 

No obstante, surge otra pregunta alrededor de quién debería tener la responsabilidad. ¿Hay que culpar a la industria, o a caso los consumidores deberían impulsar a las industrias a ofrecer productos de salud sin daños colaterales?

 

 

Referencias

 

Grandjean, Phillippe (2013). Only one chance. Quoted by Arlene Blume presentation: The

class concept: A new approach to Flame Retardants & Other Harmful Chemicals.

Retrieved from Green Science Policy website: http://greensciencepolicy.org/wpcontent/

uploads/2015/02/Arlene-FINAL-Friday-February-13-FRD-February-2015.pdf

 

Botkin, D., & Keller, E. (2011). Environmental Health, Pollution and Toxicology. In

Environmental Science: Earth as a living planet. (8th ed., p. 206) Hoboken,NJ:

Wiley.

 

U.S. Food and Drug Administration. (2013, November 25). Triclosan: What consumers

should know. Retrieved from U.S. Food and Drug Administration website:

http://www.fda.gov/ForConsumers/ConsumerUpdates/ucm205999.htm

 

United States Environmental Protection Agency. (2010, March). Pesticide Reregistration

Status: Triclosan Facts. Retrieved From the Environmental Protection Agency

website:

http://www.epa.gov/pesticides/reregistration/REDs/factsheets/triclosan_fs.htm

 

Bhardwaj A. J. (2011). Effectiveness of three different toothpaste formulation in reduction of

plaque and gingivitis: A comparative clinical study. World Journal of Dentistry.

April-June 2011;2(2):89-92. doi: 10.5005/jp-journals-10015.1062

 

NID Oral Health U.S., (2002). National Institute of Dental and Craniofacial Research,

National Institutes of Health and the Division of Oral Health, Centers for Disease

Control and Prevention. Retrieved from: http://drc.hhs.gov/report/3_1.htm

 

Scientific Committee on Consumer Safety (2010). Opinion on triclosan: Antibacterial

resistance. (2010). p.15. Retrieved from European Union website:

http://ec.europa.eu/health/scientific_committees/consumer_safety/docs/sccs_o_023.pdf

 

Health Canada – Santé Canada (2014). List of Ingredients that are Restricted for Use in

Cosmetic Products (p. 54) Retrieved from: http://www.hc-sc.gc.ca/cpsspc/

alt_formats/pdf/cosmet-person/hot-list-critique/hotlist-liste-eng.pdf

 

Australian National Industrial Chemical Notification and Assessment Scheme. Australian

Government. Department of Health and Ageing. (2009, January). Tricosan. (p. 143).

Retrieved from:

http://www.nicnas.gov.au/__data/assets/pdf_file/0017/4391/PEC_30_Triclosan_Full_

Report_PDF.pdf

 

World Health Organization (2014, June). Dioxins and their effect on human health. Retrieved

from: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs225/en/

Rier, S., & Foster, W. (2002). Environmental dioxins and endometriosis. Oxford Journals:

Toxicol. Sci. (2002) 70 (2): pp.161-170. Doi:10.1093/toxsci/70.2.161

 

Bruner-Tran, K., & Osteen, K. (2011). Developmental exposure to TCDD reduces fertility

and negatively affects pregnancy outcomes across multiple generations. Reproductive

Toxicology. 31 (3): pp. 271-374. Doi:10.1016/j.reprotox.2010.10.003

 

Lorber, M. & L. Phillips. (2002) Infant Exposure to Dioxin-Like Compounds in Breast Milk.

Environmental Health Perspectives. 110:A325-A332, (2002).

 

Donsky, Andrea. (2013, May16). Dioxins: The facts about this toxin in tampons and sanitary

pads. Natural Saavy. Retrieved from: http://naturallysavvy.com/care/dioxins-thefacts-

about-this-toxin-in-tampons-and-sanitary-pads.

 

Omar, H., Aggarwal, S., Perkins, K. (1988). Tampon use in young women. Journal of

Pediatric and Adolescent Gynecology.11(3):143-6. Retrieved by:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9704305

7 Comentarios
  • reliablerxpharmacy.com review

    17 Febrero, 2017 por 1:19 pm Responder

    Unquestionably believe that which you said. Your favorite justification seemed to be on the web the easiest thing to be aware of.
    I say to you, I definitely get irked while people think about worries that they plainly do not know about.
    You managed to hit the nail upon the top as well as defined out the whole thing without having side effect
    , people could take a signal. Will likely be back to get more.
    Thanks

  • 1stpharm.com review

    20 Febrero, 2017 por 2:22 pm Responder

    Good info. Lucky me I ran across your site by chance (stumbleupon).

    I’ve book-marked it for later!

  • cheap-rx review

    21 Febrero, 2017 por 7:29 am Responder

    It’s hard to come by experienced people on this subject, however, you seem like you know what you’re talking about!
    Thanks

  • official-drugstore.com scam

    23 Febrero, 2017 por 6:44 am Responder

    I do accept as true with all the concepts you have offered to
    your post. They’re really convincing and will certainly work.
    Still, the posts are very short for newbies. May just you please lengthen them a little from subsequent time?

    Thank you for the post.

  • pharmarxexpress.com legit

    24 Febrero, 2017 por 3:42 pm Responder

    Ahaa, its nice discussion regarding this paragraph at this place at
    this blog, I have read all that, so at this time me also commenting here.

  • private pharmacy

    2 Marzo, 2017 por 6:33 am Responder

    I am genuinely glad to glance at this web site posts which includes tons of useful information, thanks for providing these statistics.

  • 4rx

    10 Abril, 2017 por 5:58 am Responder

    Thanks a lot for sharing your great websites. http://bit.ly/2p7LTKb

Haz un comentario